web analytics

Infoarquitectura

 
La infoarquitectura supone una de las muchas ramas en las que se polariza el árbol 3D. Ofrece soluciones técnicas a interioristas y arquitectos, por cuanto logra representar de un modo realista los bocetos y planos de sus proyectos. De un tiempo a esta parte son menos habituales, pero ¿quién no se ha parado a ver ese cartel XXL al pie de obra donde se reflejan todos los detalles de la construcción cuando todavía las máquinas van por los cimientos?. Otra vez el 3D nos vuelve a solventar problemas de comunicación visual, enseñandonos con todo lujo de detalles el proyecto, mientas permanece aún en el embrión. Nos toma por los ojos, adelantandonos el futuro, creandonos expectación, deseo.
 
No sólo se nos muestra el aspecto exterior, con sus sugerentes acabados, jardinería y actores paseando o interactuando con el entorno; también es posible trasladarnos al interior. Habitaciones, salón, cocina, baños, terraza… Todo es representable. Podemos valorar qué tipo de suelo nos es más agradable, si texturizado en madera o en plaqueta. Qué azulejo nos gusta más para los aseos. Cómo quedará esa encimera en la cocina. Calcular los espacios y el contraste visual de esa mesa que no estás seguro que encaje en la sala. Incluso por dónde nos va entrar el sol en una simulación exacta basada en los parámetros del software que marcan la ubicación, mes y hora. Las bondades del 3D en este campo, como en otros tantos, son asombrosas. El impacto visual del producto que estas técnicas aportan, suponen un alto valor añadido y un relevante apoyo comercial en la muestra del proyecto.
 
Dependiendo de si el tratamiento es exterior o interior, la infoarquitectura se resuelve de una manera u otra. A veces se complementan, pero el tratamiento de luces, sombras e iluminación global entre otras, se basan en configuraciones distintas. Todos los software 3D poseen su propio sistema de representación nativo, su motor de render estándar. No obstante, la implementación de plugins que dominan otras soluciones de iluminación está muy extendida, a tenor de sus buenos resultados. V-ray, Octane, Indigo, Maxwell y otros tantos aportan acabados visuales muy trabajados, capaces de realzar la escena. En Cinema 4D, el mismo motor físico del programa cumple con dignidad estas premisas. Al fin y al cabo, de nada sirve trabajarse modelados excepcionales o texturas increíbles, si la iluminación es deficiente. Creo que en estos asuntos de la luz, el maestro Sorolla sería un espectáculo a los mandos de un programa 3D.
 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

TOP