web analytics

Usa tus grados

Un anciano cruza la calle con parsimonia. A mitad del paso de cebra, se gira mirando al cielo y exclama "¡está pa nevar!". Alguien se sonríe a su lado. La que está cayendo. Nos metemos de pleno en la ola de calor y los termómetros se ponen por encima de la escala del 40. Una combinación de cifras que, digan lo que digan, aquí no oíamos de pequeños. Cuando 37 grados (y un montón de huesos), era todo un récord. Pero bueno, mientras Kyoto sea como la Biblia o la Constitución, un cuento maravilloso que no cumple casi nadie, aquí andaremos, de playa en fuente. Usa tus grados. Combátelos con todas las frigorías que puedas. Un abanico puede ser un artilugio interesante. Una duchita con el color azul a todo trapo, un remedio infalible. Una buena sombra, a poder ser vegetal. Un refrigerio, desde luego.
 
Desde Rander creativo hemos representado ese cúmulo de sensaciones que nos produce el calor. Tan sofocante, a veces, para los que vivimos un clima continental. Dejamos una imagen que nos parece fresca, sugerente, para alegrar al menos los ojos. Llamar al cerebro por medio de ellos. Cinema 4D ha sido la herramienta fundamental para crear la composición. Es un compendio de objetos tridimensionales situados sobre un entorno claro, como viene siendo habitual en multitud de escenas publicitarias. Éste fondo transmite una sensación de nitidez, de limpieza; si bien el haber escogido otro de tonalidades más oscuras nos hubiera ofrecido resaltar más elementos como la espuma-nube de la jarra, la misma cerveza y, por supuesto, el hielo. Al final somos nosotros los que escogemos las piezas del puzzle con las que componer la escena, dependiendo de lo que deseemos reflejar. También jugamos con la palabra "grados", de modo que tomamos la acepción inherente al termómetro por un lado, y le hacemos un guiño a los grados del alcohol por otro, a través de la jarra de cerveza y la copa de vino.
 
Usa tus grados de seguro que no podrás utilizarlo como aire acondicionado. Ni siquiera cómo abanico. Pero será un testimonio más en esta Red, de que por aquí, se pasa calor. Del bueno, cuando se arremanga. Y que también nos lo montamos para combatirlo. Al fin y al cabo, el clima es uno de los factores fundamentales en la forja del carácter común de cualquier espacio. De ahí que nos miremos tan de reojo los de los soles con los de los hielos.
 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

TOP