web analytics

Dibujo a bolígrafo

 

Se pueden montar teorías varias sobre el dibujo a bolígrafo; pero una de las más irrefutables, empareja a esta técnica con los últimos pupitres de clase. Al menos, esa es mi experiencia, y la de otro alguno que conozco. El dominio del boli como herramienta de dibujo parte de la desafección a otras asignaturas. Todo lo que ganamos en su manejo, se lo quitamos a las matemáticas. El Lenguaje. Las ciencias. El latín, desde luego… Para los que venimos de la EGB, la culminación del master en tinta indeleble vino con el instituto, donde los "bics" a veces suponían el único equipamiento, junto al cuaderno de anillas. Así pues, decimos sin miedo a equivocarnos que una de las mayores universidades en el desarrollo de esta técnica urbana reside paradójicamente en los fondos de las aulas. Allá donde se cruzan los caminos… De la desatención y la imaginación.

 
Tener una horita para dedicarte en cuerpo y alma a tu modelo o escena preferida, es un filón. Y si no eras capaz de acabar el ensayo, por liarte en ese abanico de detalles con el que perdía unidad la composición pero dejabas flipando a los amiguetes, que tomaban tu obra como un inmenso "dónde está wally" picantón; lo retomabas a la siguiente muermo-clase. E ibas entendiendo que el boli era el primo chungo del lápiz. Que tenías que engañarlo con mucho mino para trabajarte esas sombras a finísimas rayas oblicuas. Que los grosores lo eran todo en la ejecución. Que combinarlos con trazos largos y cortos, multiplicaba el efecto. Que las tumbadas eran peligrosas porque corrías mucho más riesgo de que se destintara la punta. Y eso si que era el acabóse. ¡Cuántos buenos dibujos a bolígrafo llevan la marca de un borrón! 
 
Como lo hemos vivido, lo hemos resumido. En modo alguno incitamos a los cachorros a que cambien su atención a la explicación por un dibujito a bic en el fondo sur. Es más, como padres ya, les pedimos lo contrario. Y que si quieren darle a la fantástica técnica del boli, lo hagan en sus ratos libres. Aunque es imposible borrarme la sensación  de que, cuando miro una obra a boli, pensar si fué en clase de matemáticas o de inglés. Para predicar con el ejemplo, os dejo un dibujo que tiene más años que la luna, que diría aquél. Está realizado sobre la funda interior de un disco. Era uno de mis soportes preferidos. Total, tenía el original para copiar a un paso. Os dejo con Mr. Yngwye Malmsteen. Aquél guitarrista super-rápido y super-sueco que le costó dios y ayuda consumar el rito de romper su guitarra, en una de sus venidas a los Madriles.
 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

TOP