web analytics

serigrafía en la camiseta de fútbol

Hubo un tiempo donde las camisetas de fútbol eran más caseras que el sofá. Las mujeres de los futbolistas solían tejerlas desde sus hogares, de una pieza, de un solo color. Cuando comenzaron a proliferar los clubes, los nuevos equipos se veían obligados a repetir uniforme, a confundirse con el adversario de turno. Alguien pensó, ¡eureka!; metemos tijera por el centro a una camiseta blanca por el costado derecho, y lo mismo a otra azul por el izquierdo y las cosemos. Así es que cómo nacieron las flamantes camisetas partidas, a dos colores. Hoy en día la serigrafía en la camiseta de fútbol, sus avances gráficos, dejan en anécdota aquellas componendas que tan bien idearon nuestros antepasados. La calidad y cantidad de grabados imprimibles sobre tela es tal, que Rander creativo no se debe ni quiere quedarse en flagrante fuera de juego en esta jugada. Con todo el bagaje aportado a esta causa durante años, sería una temeridad quedarse siquiera en el banquillo. Así es que, vamos a jugar.

 
Como vamos a hablar de ropa, pero tampoco queremos que la pasarela se llame exclusivamente Cibeles, hemos puesto el contrapunto rojiblanco en la escena. También llamados "indios", merced a aquella prole de sudamericanos greñudos que defendieron su camiseta allá por los años 70 (Panadero Díaz, Ovejero, Heredia, Ayala o Becerra). Enfrente -siempre enfrente-, los "vikingos", mote que deriva de la tendencia a fichar nórdicos por parte del club de Chamartín, también por aquella década (Netzer, Breitner, Stielike o Jensen). Tomando entonces la iconografía setentera que aún perdura, hemos clavado a un indio y a un vikingo como simbolo de cada club. La del Atlético de Madrid podrán reconocerla algunos internautas fans del club, pues hace años es cabecera en la web "colchonero.com", dónde aparece en una vista frontal. Teniendo el modelo en 3D, es tan sencillo como girarlo en una nueva toma de cámara y renderizarlo. La escena del Real Madrid se ha extraído de la parte "vikinga" de un cartel donde se publicitaba un encuentro entre ambos clubes (o club y SAD, para ser más exactos), y colocado en una camiseta blanca, como es precepto.
 
La iconografía de uno y otro equipo permite jugar con muchas variantes a la hora de trabajar un buen dibujo para serigrafía. Si, además, el grafista en cuestión tiene esos códigos internos futboleros aprendidos durante años en el fragor del directo. De la pasión. De la alegría y el llanto. Puede crear serigrafías muy interesantes. Creemos…
 
 

Write a Reply or Comment

Your email address will not be published.

TOP